Las raíces humanas del liderazgo

¿Qué hace que los negocios sean exitosos? ¿Cuáles son las raices del éxito? ¿Cómo este exito  se correlaciona con la gente en el negocio y para la relación de la empresa con sus clientes? ¿Cuáles son las raíces humanas de los negocios exitosos?

A menudo oímos de CEOs y ejecutivos diciendo que el activo más valioso de su empresa es su gente. Pero después vemos un departamento denominado «Recursos Humanos «, como si las personas fueran consideradas recursos. De hecho, las personas son a menudo considerados unidades de producción en lugar de personas.

Esto se debe a la metáfora cultural predominante de las organizaciones vistas como mecanismos, procesos que pueden ser diseñados y controlados como máquinas. No solemos elegir este punto de vista, es sólo el trasfondo por defecto de nuestro sentido sentido común. Tenemos el líder raro que parece inspirar realmente a la gente, o la empresa rara que parece crear entornos para obtener lo mejor de su gente, y todos los demás que sólo dan vueltas con manivela.

Pero cómo podemos pensar en negocios, organizaciones y equipos exitosos sin pensar en el concepto de “unidades de producción o medidas de resultado” del enfoque mecánico que deja a la gente por fuera? Con demasiada frecuencia estamos dando apoyo incondicional tratando de obtener lo mejor de nuestra gente, mientras que las estructuras, los procesos, las prácticas y la cultura de una organización todavía los trata como partes de una máquina.

Tenemos que repensar el trabajo, la acción y los resultados desde el principio.

Tenemos que repensar el trabajo, la acción y los resultados desde el principio. Y ese terreno es el ser humano. ¿Cómo podemos enlazar producción con personas, negocios y humanos, con un nuevo y poderoso enfoque para la acción y los resultados? ¿Cómo podemos ir mas lejos que tratar de poner una curita a una cultura de trabajo rutinario y esclavizante a cambio de beneficios y adornos? Demos un vistazo a las nuevas posibilidades que se presentan para aumentar el poder de la creación de valor, junto con la satisfacción y el significado en el trabajo, si cambiamos algunos de los supuestos fundamentales mas comunes y que no hemos examinado.

Los negocios existen sobreviven y son exitosos porque producen valor y satisfacción.

Los negocios existen sobreviven y son exitosos porque producen valor y satisfacción a sus clientes. Si no hay valor, nadie compra. Si no hay satisfacción nadie va a volver. Estos son los juicios más cruciales que cualquier negocio debe producir en sus clientes. Así que ¿cómo producimos valor competitivo y satisfacción, en un mercado con ofertas competitivas?

Hay una gran cantidad de interpretaciones de valor y satisfacción por ahí, pero queremos llegar a la raíz de ellas y lo que las provoca, no sólo los indicadores que miden lo que ocurre después. Valor y satisfacción son juicios hechos por seres humanos, y no sólo las cualidades abstractas de un producto o un servicio. Así que la pregunta que nos lleva a la raíz del asunto es:  «¿qué es un ser humano?»

La pregunta raíz es: “¿Qué es un ser humano?”

Esta no es solo una pregunta filosófica relevante – es crucial, porque estamos viviendo y actuando de una respuesta automática a esta pregunta – inclusive sin haberla nunca considerado. Aquí donde nuestra cultura dominante tiene un punto ciego. Si nosotros no tenemos una respuesta poderosa a la pregunta ¿qué es un ser humano?, podemos trabajar duro y volver a caer en las comunes y limitadas metáforas mecánicas que ven las personas como unidades de producción o de consumo.

La respuesta mas poderosa que hemos encontrado en nuestro trabajo de liderazgo generativo es que el ser humano es un ser al que le importan ciertas cosas. Nosotros vivimos en el lenguaje, y eso nos da el futuro dentro del cual viviremos. Y porque queremos un futuro positivo y no un futuro negativo, nos importa lo que estamos enfrentando, las consecuencias de nuestras acciones, y que es lo que viene como nuestro futuro.

El ser humanos es un ser al que le importan las cosas

Así que nuestro primer principio al mirar los negocios exitosos es tener en cuenta que a la gente le importan ciertas cosas, y toman decisiones basándose en lo que les importa. La gente elige la mejor opción, sobre las opciones que tienen, para cuidar de la mejor manera de lo que les importa.

Desde aquí podemos dar una nueva mirada a lo que significa valor y satisfacción, factores de éxito vitales para los negocios o cualquier oferta en el mundo. Valor es el juicio que la gente hace acerca de las ofertas que van a aceptar. El valor guía la elección que la gente hace acerca de cómo van a comprometer sus recursos. Sus recursos incluyen tiempo, energía e importancia, además de su dinero y activos. Los clientes compran, los empleados compran internamente, una promesa ofrecida que cuida de lo que a ellos les importa. La oferta y su promesa son vistas como aquello que mejor se hace cargo de lo que a ellos les importa, comparado con las otras ofertas disponibles. Si no cuidamos de algo que a la gente le importa, la oferta no está teniendo valor.

La satisfacción aparece cuando las personas evalúan y sienten que algo que a ellos les importa ha sido cuidado. Sin eso, no hay satisfacción, y de lo contrario debe haber insatisfacción. Por eso es poco probable que hagan la misma elección nuevamente.

Así que valor y satisfacción son los dos juicios clave que un cliente hace, que determinan su confianza y compromiso, determinan el éxito del negocio. Y los dos juicios tienen como raíz lo que le importa a la gente.

Valor y Satisfacción están basados en lo que la gente le importa.

¿Qué es lo que esto nos dice acerca del éxito en los negocios? que viene de escuchar bien y estar conectado con lo que le importa e inquieta a mis clientes. No se trata solo de los números, las tendencias, los productos o servicios y los competidores. Realmente se trata de cómo conectamos y resonamos con una mirada general. Se trata de la forma en que realmente podemos conectar y resonar con la visión del mundo, lo que le importa, y los estándares de la gente que queremos acepten nuestras ofertas. El llamado es para que tengamos la habilidad humana de conectarnos y relacionarnos, no solamente a que tengamos algún tipo de conocimiento técnico o funcional.

Esto mismo es cierto para los empleados. ¿Qué es realmente lo que les importa? Es importante que recordemos que el trabajo es el sitio donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, donde vivimos nuestras vidas, donde construimos un aspecto importante de nuestra identidad pública, nuestras capacidades, y nuestras futuras posibilidades. A los empleados les importan cosas, profundamente, no solo el salario y los beneficios. Y dentro de las cosas que les importan está el trabajo que hacen, y la cultura de la cual participan, aparezca como algo significativo o no. El sentido es algo que también tiene su raíz en lo que les importa. El trabajo que no nos importa no va a ser significativo – así que ¿qué es lo que nos importa en el trabajo?, no son solo los efectos secundarios como el salario, el estatus o los beneficios. Es allí donde encontramos el sentido de nuestra labor.

El sentido también tiene su raíz en lo que nos importa.

¿Dónde es que se crean el valor, la satisfacción y el sentido? Se crean en cómo escuchamos, en nuestras conversaciones, nuestras elecciones, y en nuestras acciones que nos conectan con lo que nos importa. Cuidar de lo que nos importa es un requisito ineludible para el éxito del hombre de negocios, el líder, el gerente, y el profesional. Tenemos que conectarnos con lo que nos importa y lo que le importa a los otros.

Es tiempo de poner nuestra atención en las raíces de los negocios: ¿Qué es de lo que estamos cuidando con nuestras ofertas y promesas?.

El éxito en los negocios, o la vida, está en hacer ofertas que son aceptadas porque son percibidas como valiosas, y cumplidas para producir satisfacción. Es tiempo de poner atención a las raíces de los negocios – A lo que la gente, los clientes, los empleados les importa, y es cuidado con nuestras ofertas y promesas. Solo entonces podremos recoger una mejor cosecha, y no estar solo centrados en tener mejores máquinas para cosechar.

Todos los derechos de autor y publicación del artículo son de Robert Dunham

www.generateleadership.com

Deja una respuesta

Compartir

Bob Dunham, Fundador de IGL Global

Bob es el fundador del Institute for Generative Leadership (IGL), el cual entrena gerentes y ejecutivos en una disciplina basada en la acción llamada El Liderazgo Generativo, a través del programa Generative Leadership Program™ (GLP) (www.generateleadership.com), al igual que el programa para coaches especializado en coaching organizacional Coaching Excellence in Organizations (CEO).

Bob ha trabajado desde 1981 como ejecutivo, consultor, educador y coach de ejecutivos, equipos, y coaches en todo el mundo al igual que en liderazgo, gerencia, comunicaciones, trabajo en equipo y rediseño de procesos. Antes de fundar IGL, Bob fue VicePresidente en Motorola Computer Systems, COO en Action Technologies, y VicePresidente de Consulting for Business Design Associates.

Bob es co-author of The Innovator’s Way – Essential Practices for Successful Innovation escrito con Dr. Peter Denning, publicado por MIT Press (www.innovators-way.com), al igual que otros artículos como The Missing Customer e Innovation as Language Action con Dr. Denning. También ha publicado artículos incluyendo The Generative Foundations of Action in Organizations; The Body of ManagementWhat Makes Leadership Work?; Back to School – The Top 14 Mistakes that Executives Make; un capítulo en el libro Being Human at Work, editado por el  Dr. Richard Strozzi Heckler; y ha sido publicado en numerosas publicaciones incluyendo  Communications of the ACM, Training Magazine, the International Journal for Coaching in Organizations, and the Center for Quality of Management Journal.

También desarrollo el programa de un año Management in Action, programa que hizo para el Dr. Fernando Flores y fue parte del staff que desarrollo el curso ontológico de tres años.

Además de tener dos grados de la Universidad de Stanford California, ha estudiado la disciplina del aprendizaje somático y el liderazgo ampliamente.

Temprano en su carrera trabajó con el equipo desarrollador del Telescopio espacial Hubble por varios años.  Tiene la co-autoría de dos patentes para la tecnología de flujo de trabajo basados ​​en la estructura de coordinación humana.

Bob fundó y es activo en Enterprise Performance, una empresa de consultoría donde él y su equipo hacen consultoría a clientes como IBM, Discovery Channel, Adobe, Toshiba America, Classmates, Scholastic, Wells Fargo, entre otros.

Es profesor invitado en el Programa de Certificación de Ejecutivos de Presidio Graduate School y en el programa Leading by Design programa compañero en el College of the Arts de California. Fue profesor adjunto y ejecutivo residente en el programa MBA de the Presidio Graduate School sobre gerencia y sostenibilidad por tres años, y previamente enseñó en la universidad de San Francisco.  Actualmente está explorando las tradiciones de la sabiduría china por su contribución a la comprensión y incorporación del liderazgo generativo